¿QUIÉN SOY YO?

Soy la chica que se ríe mientras medita...

En serio, en esta foto estaba conectando con mis guías y, como siempre, me hacían reír. Creo que la espiritualidad debe ser divertida. Hemos venido a la tierra para experimentar la alegría. Quiero mostrarte lo divertido que puede ser conectar con tu intuición. No tiene por qué ser serio o aburrido.

Mi nombre es Sofía Araya. Nací y crecí en Santiago de Chile pero actualmente vivo en Los Ángeles, California. Diseñadora de interiores de profesión, maestra espiritual de sangre, no podía seguir ignorando el guiño de mover mi negocio hacia la espiritualidad. Inshala Design nació como una empresa de diseño de interiores espiritual, pero resultó ser mucho más que eso. Me encanta lo que hago y cuando enseño, hago lecturas o facilito la sanación para mis clientes sé que estoy exactamente donde debo estar.

Esto es probablemente todo lo que necesitas saber, pero si quieres saber más sobre mí, sigue leyendo a continuación...

Crecí con una madre que practicaba el reiki y leía el tarot. Aunque respetaba sus "prácticas" -sinceramente, un poco fuera de lo común y a veces un poco locas bajo mi perspectiva de esa época, nunca pensé que fueran para mí. No fue hasta que sufrí de angustia y otras cosas "no tan cómodas", que comenzó mi verdadero viaje con la espiritualidad. Sucedió cuando mi psiquiatra me dijo que nunca iba a llegar a la raíz de mi problema. En mi mente podía escuchar a la Elle Woods dentro de mí diciendo: "Oh, sí, mírame". Había visto los beneficios de las terapias alternativas de primera mano toda mi vida, así que SABÍA que había algo más. Me aficioné a las cartas, leí todos los libros de autoayuda obligatorios (Marianne Williamson, Louise Hay, Gabrielle Bernstein) y empecé a practicar la meditación con regularidad. Me convertí en una practicante certificada de Reiki, sanadora intuitiva y lectora de registros akáshicos... todo ello mientras trabajaba en Los Ángeles como diseñadora de interiores.

Después de obtener mi título de diseño en una de las universidades más prestigiosas de Chile y de trabajar con un arquitecto/diseñador de interiores chileno durante tres años, se presentó la oportunidad de volver a Los Ángeles. (Desde el primer día que pisé Lalaland cuando tenía ocho años, he pensado en Los Ángeles como mi hogar). Aquí trabajé para una increíble empresa de diseño de interiores hasta que finalmente decidí seguir todas las señales y salte esperando que el universo me atrapara. Hoy en día, tengo la suerte no sólo de vivir mi sueño combinando mis pasiones, sino también de conocer a nuevas personas y guiarlas a sanar y tener una una vida más conectada y feliz.